Finanzas/ Ignacio González

Valorización de empresas: ventajas y desventajas de los métodos más usados

30/04/2018

El cada vez más dinámico mercado financiero obliga a las empresas a entender de mejor manera cómo generan su valor, más allá de sus ventas y rentabilidad en los mercados en que actúan. Esto es especialmente relevante a la hora de pensar en fusiones y adquisiciones de empresas (M&A), las que, como muestra la figura a continuación, se han convertido en alternativas de crecimiento cada vez accesibles a más actores en Chile.

Adicionalmente, a la hora de pensar en buscar financiamiento para empresas constituidas, cada vez es más común el ingreso de nuevos accionistas con la capacidad de aportar capital para sentar las bases del crecimiento, los que necesitan evaluar previamente el valor de su inversión y los alcances de ese crecimiento en el tiempo para poder tomar su decisión de inversión.

Para los dos escenarios antes citados, la valorización de empresas es una herramienta fundamental que permite estimar de manera imparcial y efectiva el valor real de la empresa o activo a ser transado, y como tal forma parte de todo proceso de Due Diligence financiero. A continuación revisaremos algunos de los métodos más comunes que se utilizan para valorizar empresas, con una breve explicación y las ventajas y desventajas de cada uno.

Método de Flujos de Caja Descontados

Es el método más utilizado para la valorización financiera de empresas, sin considerar los valores contables. Plantea el cálculo de un valor actual neto o VAN dependiente de las proyecciones de flujos futuros de la empresa, considerando la tasa de descuento relevante para la empresa de acuerdo a su estructura de deuda y a la rentabilidad exigida por los accionistas. La estructura sencilla de cálculo es la siguiente:

Ventajas: Incorpora el valor de las oportunidades de crecimiento, el valor del dinero en el tiempo y el costo del capital.

Desventajas: Trabaja sobre un escenario futuro incierto, lo que hace necesario plantear supuestos subjetivos. Se enfoca en los flujos de caja ignorando otros aspectos relevantes de la valorización (pasivos, contingencias, información histórica de la empresa).

Método de la Tasa Interna de Retorno

Similar al método del Flujo de Caja descontado, con la principal diferencia de que este método calcula una tasa interna de rentabilidad (TIR) para el punto en el cual el VAN es cero y compara esa tasa con la tasa de descuento, siendo rentable la empresa dependiendo de si la diferencia entre ambas tasas es positiva o negativa. No es tan utilizado para valorización de empresas, pero sí a la hora de comparar la rentabilidad de distintos proyectos al interior de una empresa. La estructura de cálculo es:

Ventajas: Incorpora el valor de las oportunidades de crecimiento, el valor del dinero en el tiempo y el costo del capital.

Desventajas: Trabaja sobre un escenario futuro incierto, lo que hace necesario plantear supuestos subjetivos. No se puede utilizar cuando incorpora períodos con flujos negativos. No entrega un monto de valorización propiamente tal, sino que evalúa la conveniencia o no de una inversión a una tasa dada.

Método de Valorización por Múltiplos de Mercado

Este método es muy utilizado en los mercados financieros más desarrollados como EE. UU. y se basa en los resultados de valorizaciones y transacciones realizados en los distintos rubros. Diversos estudios revisan el valor económico de las empresas y los comparan con el valor de ciertos indicadores financieros de las empresas transadas como la utilidad operacional (EBITDA), la utilidad antes de impuestos e intereses (EBIT) y la utilidad operacional después de impuestos (NOPAT), obteniéndose para cada tipo de industria un ratio promedio o múltiplo. Este múltiplo se utiliza para proyectar el valor económico de la empresa a partir de los valores de su EBIT, su EBITDA o su NOPAT.

Ventajas: Trabaja sobre información real de mercado (transacciones realizadas), lo que lo convierte en el valor más realizable y comparable con otros casos para la toma de decisión del inversionista.

Desventajas: La información real de mercado utilizada usualmente viene sesgada por distintas influencias difíciles de cuantificar para un escenario puntual (ej. Realidad financiera de la región, contexto político y económico del país, entre otros). Evalúa sólo sobre la situación operacional de la empresa, no considerando el impacto de su realidad comercial (ej. backlog) y financiera (ej. deuda). No incorpora información de períodos pasados ni futuros en su evaluación. Puede ser muy volátil en mercados financieros poco maduros.

Método de Valor de Liquidación

Este método se basa en la identidad contable, entendiendo el valor base de la empresa como la diferencia entre sus activos y obligaciones (pasivos) y realizando ajustes a este escenario, “corrigiendo” los valores de activos y pasivos para incorporar los costos de reposición y los valores de mercado correspondientes. Algunos de los ajustes más comunes corresponden a avalúos de terrenos y activos fijos, costos de liquidación y/o reposición de maquinaria y vehículos, provisiones por incobrables y mermas de inventario, liquidación de inventario, renegociación o reestructuración de deuda, contingencias o pasivos judiciales, escenario de indemnización al personal por cierre, etc. Una forma de cálculo simple del valor económico (VE) es:

Ventajas: Trabaja sobre la base de valores concretos y objetivos de mercado, incorporando sólo la información sobre el valor realizable para sus ajustes.

Desventajas: Evalúa en base a un momento de la empresa en el tiempo, pudiendo sobrevalorar los períodos pasados en una empresa nueva. No considera los flujos futuros y oportunidades de crecimiento.

Empresas Asociadas